Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Historia

Ayuntamiento de Archidona  • ayuntamiento@archidona.es  • 952 714 480
Ayuntamiento de Archidona
Ayuntamiento de Archidona  • ayuntamiento@archidona.es  • 952 714 480

Historia

La Semana Santa está profundamente enraizada en la Historia de Archidona. Tras la conquista cristiana de Archidona, en 1462, las primeras cofradías posiblemente surgieron a principios del siglo XVI, potenciándose desde mediados de siglo con la llegada de religiosos de la Orden Dominica y de la Orden Mínima. Las procesiones se despojarían en el siglo XVIII de los contenidos teatrales y escenográficos que la habían caracterizado en Época Barroca, a causa de las disposiciones gubernamentales o eclesiásticas en el marco de la Ilustración, implantándose más austeridad y siendo relegados los elementos superfluos.

En el siglo XIX, las Cofradías no se ven mermadas en sus bienes pero sí sufren un estancamiento tras la Desamortización, sobre todo las que estaban asentadas en los Conventos de Santo Domingo y de la Victoria. Tras la etapa de lánguida transición que se vive en los años iniciales del siglo XX, la fundación de la Agrupación de Cofradías en 1924 supondrá un verdadero impulso revitalizador del fenómeno cofrade en la Ciudad.

Sin embargo, a partir de la década de 1930 las Cofradías entran de nuevo en un declive ante circunstancias derivadas de los sucesivos momentos históricos. Será ya en la década de 1970 cuando se produce uno de los hechos más importantes en la historia contemporánea de las Cofradías, consistiendo éste en la incorporación masiva de la juventud archidonesa a la Semana Santa. Ya en la década de 1980, otro hecho decisivo para la eclosión cofrade en Archidona fue sin duda la plena incorporación de la Mujer a las Cofradías.

En la década de los noventa continúa la línea ascendente alcanzándose unas cotas dificilmente imaginables incluso en tiempos recientes. Se considera que se ha alcanzado una auténtica edad dorada.